Por qué comprar un medidor de consumo eléctrico

Por qué comprar un medidor de consumo eléctrico. En la economía doméstica hay una serie de gastos que suelen traernos más de un quebradero de cabeza, entre ellos, la factura de la electricidad. 

Desgraciadamente, un servicio tan necesario como este (al igual que el agua) esta en manos de grandes compañías que sólo buscan su beneficio, lo que no sería tan grave si no fuese que para ello actúan de formas poco honestas, por ejemplo, impidiendo indirectamente el desarrollo de energía alternativas como las renovables o gravando directamente en consonancia con la administración el coste de la energía para aumentar la recaudación fiscal (impuestos, tasas y todo tipo de peajes incomprensibles).

En fin, el caso es que queramos o no (incluso aunque decidiésemos instalar energías “gratuitas” en nuestra vivienda como las placas fotovoltaicas) no nos queda más remedio que contratar un servicio de suministro eléctrico.

Muchas veces no nos paramos a pensar en cuánto consumimos en nuestra casa y si podríamos reducir dicho consumo de alguna forma, así que hoy te vamos a mostrar como comenzar a gestionar bien este gasto.


Los medidores de consumo eléctrico.

De forma general podemos decir que en el mercado puedes encontrar dos tipos de medidores de consumo eléctrico (cada uno con sus distintas variantes). Por un lado tenemos el medidor de consumo general de una instalación y por otro, los medidores de consumo puntuales.

El medidor de consumo general de una instalación eléctrica a nivel doméstico se instala en el cuadro de la vivienda y es una forma de controlar todo lo que consumes en tu casa. Este control no te va a dar datos detallados del consumo de cada electrodoméstico, o de la luz, sino que va a ser como si colocases un contador en casa parecido al que tienes ya instalado en el cuadro general de tu edificio o de tu vivienda.

Lo cierto es que este tipo de medidores son útiles desde el punto de vista de controlar la veracidad de las facturas eléctricas que recibes mensualmente pero no te ayudan a tomar medidas concretas en tus hábitos de vida diaria.

Los medidores de consumo eléctrico puntuales. Estos medidores se colocan en cada enchufe y a ellos se conecta cada aparto eléctrico. Si bien es cierto que podemos estimar el consumo de cada electrodoméstico estudiando las especificaciones técnicas del fabricante, es más complicado hacer el sumatorio final de lo que cada uno consume en un mes, al día o a la semana. Es decir, que un microondas tenga una potencia de 800w no significa que consuma esta energía siempre que lo enciendas y además tampoco sabrás cuanto consume en un periodo determinado.

Al conectar el microondas al medidor de consumo eléctrico te podrás hacer una idea exacta de su consumo cuando lo utilizas. 

Cómo no vas a comprar un dispositivo para cada aparato, lo ideal es que vayas estudiando poco a poco cada electrodoméstico de tu casa y lo apuntes en una tabla para saber que dispositivos son los que más consumen.

El problema de este tipo de medidores es que no te van a dar datos sobre el consumo en luz, ya que los circuitos de iluminación de una vivienda se conectan al cuadro y no hay enchufes intermedios, aunque para el tema de la iluminación podríamos hacer otras aproximaciones que explicaremos en otro artículo.

Hoy en día, los aparatos de medición de consumo eléctrico doméstico suelen ser digitales y pueden darte información sobre el coste del consumo, la media de consumo, el sumatorio final, etc… También los puedes conectar al ordenador o al teléfono y monitorizar el consumo a distancia.

Cómo gestionar bien tu gasto en electricidad. Los medidores de consumo eléctrico

Comparte este artículo

Shop
Knight Logo
Knight Logo