ciudades

Leyendas de las calles de Madrid. La monja de las llagas

Paraxo Garcia Arquitecto
Dic 10, 2013
0

La monja de las Llagas. La azarosa vida de Sor Patrocinio

Leyendas de las calles de Madrid. La monja de las llagas. En 1829, una joven ingresa en el convento de la calle Caballero de Gracia en Madrid. La novicia toma el nombre de sor Patrocinio y pronto alcanza fama al aparecerle unas misteriosas llagas en sus manos y otras partes del cuerpo. Sus compañeras, al ver estas heridas, la relacionaron directamente con las mismas que sufrió Jesús en su calvario.


La monja de las Llagas. La azarosa vida de Sor Patrocinio

Las llagas hicieron que esta monja adquiriera gran trascendencia e influencia, llegando a ser visitada por nobles y aristócratas. Está fama le dio cierto renombre y provocó algunas consecuencias, entre otras, que en 1835 abran un proceso contra la monja y ordenen su prisión. Ante la negativa a entregarse, se decide su reclusión en el convento de la Concepción Francisca.


Únete a nuestro foro del hogar

Durante su aislamiento, recibió la visita de algunos líderes políticos como Salustiano Olózaga, que había sido su pretendiente años atrás y quería recuperar el romance.

Pocos años después, una comisión de médicos visita a sor Patrocinio, la monja de las llagas, determinando que las heridas de la monja podían ser curadas, por lo que la  trataron con este fin. Una vez la monja se recuperó, los médicos concluyeron que sus heridas  se debian a causas voluntarias y la monja fue desterrada a conventos de Talavera de la Reina y Torrelaguna. Sor Patrocinio regresó a Madrid en el año 1844 para ingresar de nuevo en el convento de la calle Caballero de gracia.

La historia fue quedando en el olvido, pero en 1849, una mujer disparó contra la monja frente a la puerta del convento, lo que hizo reavivar las habladurías por la Villa.

Poco después, Patrocinio fue acusada de ser cómplice en un atentado contra un cura y se ordenó su destierro a Roma, finalmente se instaló en un convento en Montpelier. Al cabo de unos meses, regresó a España, siendo desterrada sucesivamente a conventos de Jaén, León y Cantabria, hasta que finalmente falleció en el año 1891.

Sin duda, la monja de las llagas se trataba de un personaje controvertido que no dejaba indiferente a nadie y a la que los infortunios del destino le jugaron algunas malas pasadas.

¿Qué son los huertos urbanos?
¿Por qué son blancas algunas casas de nuestros pueblos y ciudades?
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo