ciudades

Cómo combatir el calor en verano en una gran ciudad.

Paraxo Garcia Arquitecto
May 06, 2015
0

Vivir en verano dentro de un piso en una gran ciudad. Cómo dormir con el calor

Cómo combatir el calor en verano en una gran ciudad. Se acerca el verano y llega el calor y esas noches en las que resulta imposible conciliar el sueño. Hoy vamos a intentar ayudarte a superar esos malos momentos sin necesidad de recurrir al insalubre aire acondicionado.

el problema de dormir con tanto calor

Para empezar tenemos que diferenciar entre vivir en una ciudad al borde del mar y una ciudad situada en el centro seco y de clima continental, y dentro de esta última, distinguir entre una gran urbe u otra un poco más pequeña, ya que las grandes ciudades tienen pocos espacios verdes y una gran superficie de suelo ocupada por el asfalto, que es un gigantesco radiador natural que absorbe calor durante el día y lo expulsa por la noche.


¿Necesitas la ayuda de un experto?

En otra ocasión hablaremos del desastroso diseño de nuestras ciudades, que no tienen en cuenta los condicionantes climáticos y han sido proyectadas en base a criterios que nada tienen que ver con cuestiones bioclimáticas, algo que siempre fue fundamental en la ciudad tradicional.

Pero asumiendo que no podemos rediseñar nuestras ciudades, veamos como combatir el calor del verano en la ciudad.

1-Si vives en una ciudad costera, será casi suficiente conseguir un ventilador de mediana potencia (no hace falta disponer de un gran abanico) que permita crear una corriente de aire con una velocidad apropiada.

No se trata de renovar el aire como muchos piensan sino de aumentar la velocidad de este para que tu cuerpo y el propio ambiente evapore humedad y de esta forma se pierda calor. Así pues, si no te molesta, es mejor tener una flujo de aire constante hacia tu cuerpo que tener un abanico moviéndose en varias direcciones.

Naturalmente, esta corriente de aire la puedes conseguir sin necesidad de ventilador siempre y cuando dispongas de una ventilación adecuada en tu casa. Esta ventilación la puedes lograr abriendo ventanas en fachadas opuestas.

Si vives en una ciudad al borde del mar, estas de enhorabuena ya que resultará relativamente sencillo conseguir bajar la temperatura durante la noche.

2-Pero si vives en una gran ciudad en un clima seco, la cosa se complica bastante ya que existen menos opciones para reducir la temperatura mientras duermes.

Lo primero que debemos buscar es asegurar la ventilación cruzada, lo que no es fácil cuando la temperatura nocturna no baja tanto respecto a la diurna, ya que las corrientes de aire van a ser de baja intensidad. A esto hay que sumar que el calor absorbido por el asfalto durante el día es expulsado durante la noche y hay días que parece que hace más calor durante la noche.

Una buena forma de lograr reducir la sensación de calor es con un ventilador y aporte extra de humedad. Si no logramos aumentar la humedad relativa del aire, el ventilador no nos servirá de mucho, incluso en ocasiones puede resultar molesto.

¿Cómo conseguimos aumentar la humedad relativa del aire? En una gran ciudad podemos disponer de los siguientes mecanismos cuando vivimos en un piso.

a-Si tenemos la suerte de vivir cerca de una zona verde, la humedad de las plantas nos aliviará un poco.

b-Si vivimos en el centro rodeados de edificios y asfalto, podemos intentar colocar plantas en el interior de nuestra casa que reguemos antes de acostarnos y consigamos así aportar algo de humedad al ambiente que combinado con un buen ventilador nos ayude a reducir la sensación de calor.

c-Si no tenemos plantas, podemos utilizar humidificadores de aire.

d-Mejor aún que un humidificador es un nebulizador, es decir, un aparato que expulsa agua en finísimas gotas que ayudan a aumentar la humedad del aire y que se evaporan rápidamente. Existen aparatos sencillos que combinan el ventilador con un nebulizador y que resultan muy apropiados en estas condiciones. 

Un buen truco que nos aliviará bastante antes de acostarnos es darnos una ducha de agua fría, ya que la humedad del cuerpo nos ayudará en ese proceso de evaporación que expulsa calor.

Y dicho esto, poco más podemos aportar par ayudarte a combatir el exceso de calor nocturno en una gran ciudad sin recurrir a mecanismos más complejos como el aire acondicionado.

Un catamarán impulsado por energía solar
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo

Los datos de acceso serán enviados a tu email
Registro