construccion

Las fachadas de ladrillo no pasan de moda.

Paraxo Garcia Arquitecto
Sep 22, 2014
0

Las fachadas de ladrillo pueden ser mucho más interesantes de lo que crees

Las fachadas de ladrillo no pasan de moda. El ladrillo es un material utilizado en construcción desde muy antiguo, aunque su forma moderna es relativamente reciente si analizamos toda la historia de este práctico material de construcción.


Naturalmente, aunque se tengan pruebas de que el “ladrillo” lleva utilizándose más de 11.000 años, es decir, desde el neolítico, nada tiene que ver aquella primera pieza de barro con los actuales ladrillos.

Los ladrillos son barro o más concretamente arcilla, cuya composición contiene ciertos grados de sílice y otros componentes. La arcilla tiene una característica que la hizo convertirse en la materia prima básica para todo tipo de construcción: mientras está hidratada se puede moldear y cuando se seca, se endurece.


Únete a nuestro foro del hogar

La arcilla ha sido la base de la cultura de decenas de civilizaciones, sobretodo de las que se asentaron al abrigo del mediterráneo. Con ella se han hecho todo tipo de utensilios útiles para la vida cotidiana (vasos, platos, vasijas, jarras, etc…), materiales para construir nuestras casas como el ladrillo y materiales para decorarlas como los azulejos, sin olvidar que también sirvió para hacer esculturas y obras de arte.

El adobe, el abuelo del ladrillo, es una pieza que combina arcilla, barro y paja para conformar una pieza prismática que una vez seca pueda servir para levantar muros consistentes. Gracias al adobe, fue posible que cualquiera pudiese levantar su casa con poco esfuerzo y de manera fácil y económica.

Sin embargo, el adobe es relativamente frágil y frente a condiciones de gran humedad no resulta eficiente. Es por ello que no verás muchas construcciones de adobe en climas húmedos  y lluviosos. Pero ya desde el neolítico se descubrió una técnica revolucionaria: la arcilla deshidratada y cocida a altas temperaturas adquiere una dureza extraordinaria, y no sólo eso, también se convierte en impermeable. Por la tanto, y gracias a un material abundante en la naturaleza como la arcilla y gracias a un proceso relativamente sencillo como es la cocción, conseguimos un material con el que podemos construir casi cualquier cosa.

La historia del ladrillo es demasiado extensa como para resumirla en pocas líneas, y nosotros hoy solo queremos hacer un pequeño homenaje a este maravilloso material.

Las fachadas de ladrillo no pasan de moda.

Cuando la construcción se sumerge en los ciclos de expansión, lo primero que busca es construir de forma barata y rápida, y para ello busca siempre los sistemas constructivos más sencillos y económicos. Y qué mejor material que el ladrillo para conseguir este propósito. Pero claro, este afán por abaratar la construcción nos ha llevado a levantar edificios demasiado austeros y simplones, edificios que repiten una y otra vez la misma composición de fachada y que utilizan siempre los mismos materiales (los más baratos), lo que hace que en ciertos lugares todos los edificios presenten la misma imagen aburrida y, por que no decirlo, fea.

Las fachadas de ladrillo pueden ser mucho más interesantes de lo que crees

Lamentablemente, esta circunstancia ha hecho que el ladrillo se considere un material pobre y vulgar, algo que no es así y que en este artículo queremos defender.

Hay muchos tipos de ladrillo, con miles de acabados y hasta se puede decir que formas. Sólo tienes que pensar en el mundo de la cerámica y los esmaltados, ¿acaso crees que son todos iguales?

La arcilla y el gres pueden cocerse a altas temperaturas consiguiendo que se vitrifiquen. Cuando se aplican esmaltes, óxidos o engobes en su superficie y se cuece a altas temperaturas conseguimos acabados impresionantes. Podemos lograr ladrillos esmaltados brillantes, miles de colores y decoraciones y por supuesto, la forma que nos de la gana.

Las fachadas de ladrillo pueden ser mucho más interesantes de lo que crees

Desde complejas construcciones árabes realizadas a partir del juego compositivo de piezas cerámicas hasta modernas construcciones firmadas por grandes arquitectos. Pero, sin recurrir a la arquitectura representativa, podemos ver bonitos ejemplos en edificios residenciales de vivienda construidos no hace tanto tiempo.

En este artículo te hemos mostrado algunos ejemplos. Sólo hace falta ser un poco creativo.

Las fachadas de ladrillo no pasan de moda.

¿Cómo aislar mi casa del ruido de los vecinos?
El material más duro ya no es el diamante.
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo

Los datos de acceso serán enviados a tu email
Registro