Placas solares fotovoltaicas verticales. ¿Funcionan?

El autoconsumo se está convirtiendo en una apuesta segura para reducir nuestras facturas de la luz. Sin embargo, en las ciudades, en los campos de agricultura y otros sitios no es fácil la instalación de módulos fotovoltaicos, bien por espacio, bien porque se perjudica a la otra actividad. Es por ello que los investigadores y los técnicos buscan alternativas como la instalación de paneles solares en vertical.

IMAGEN: placas solares fotovoltaicas verticales

¿Cuál es la inclinación correcta de un panel solar?

La decisión de colocar los paneles solares en vertical puede deberse a diferentes motivos. Por ejemplo, en las ciudades, muchas empresas y técnicos experimentados en la fotovoltaica están realizando estudios para poder aprovechar las fachadas de los edificios. Motivados por la restricción de espacio en las cubiertas, repletas de chimeneas, antenas y otras dificultades.

Las personas que se han interesado alguna vez por las instalaciones fotovoltaicas han escuchado lo importante que es que el sol de directamente sobre los paneles. Es más, muchos de nosotros hemos oído decir que la inclinación debe ser aquella que asegure que los rayos del sol incidan perpendicularmente sobre la superficie de los módulos solares.

Eso significa que, como nuestro país tiene una la latitud de los 40° respecto al ecuador, lo adecuado sería montar los paneles solares con un ángulo entre los 30° y los 40° de inclinación sobre el suelo horizontal. Por desgracia, con el paso de los días y las estaciones, el sol varía su posición sobre el horizonte. Durante el invierno, en el hemisferio norte, vemos al sol pasar más bajo. En cambio, en verano nos saluda desde más arriba.

Entonces, ¿los técnicos tienen razón o se equivocan? Bien, para ser totalmente correctos, los paneles deberían montarse sobre estructuras móviles que fueran variando su inclinación con el paso de los días. Pero también, que en cuanto a su orientación, se movieran de este a oeste, en función de las horas del día. Sin embargo, este tipo de estructuras móviles son mucho más caras que una fija, por lo que únicamente se utilizan en aquellas instalaciones en que se ha calculado que el rendimiento total justifica esa inversión

¿Por qué se están instalando las placas solares fotovoltaicas en vertical?

La decisión de colocar los paneles solares en vertical puede deberse a diferentes motivos. Por ejemplo, en las ciudades, muchas empresas y técnicos experimentados en la fotovoltaica están realizando estudios para poder aprovechar las fachadas de los edificios. Motivados por la restricción de espacio en las cubiertas, repletas de chimeneas, antenas y otras dificultades.

Un ejemplo de eso son las instalaciones individuales para balcón o en la propia fachada del edificio, ante la imposibilidad de instalarse en la cubierta. En estos casos debe estudiarse muy bien la cantidad de sombras que van a incidir sobre la fachada. Así, el proyectista debe restringir la instalación a las partes de la fachada con mayor incidencia de sol o la utilización de microinversores, optimizadores u otros equipos similares.

Otro ejemplo de utilización en vertical de los paneles solares es en la agricultura o ganadería. La agrovoltaica se está desarrollando rápidamente y está aportando a los agricultores y ganaderos una fuente de ingresos adicional, o una disminución de la factura energética de su explotación agropecuaria.

No obstante, si se instalasen los paneles solares con una estructura bidimensional para colocarlos con una inclinación determinada respecto al suelo, se necesitaría mucho más espacio, perjudicando la actividad principal. Así, se realizan estudios para determinar las posibles pérdidas de rendimiento por la posición en vertical y la compensación por evitar sombras, a lo largo de todo el año. 

IMAGEN: aplicaciones fotovoltaica vertical

Paneles solares bifaciales en Agrovoltaica

La agrovoltaica es una de las aplicaciones de los paneles solares fotovoltaicos verticales que hemos explicado. En estos casos, donde la parte posterior de los módulos está libre, se están aprovechando las placas solares bifaciales, para aumentar la generación eléctrica. Pero, ¿qué es un panel solar bifacial?

Por lo general, los módulos fotovoltaicos disponen en su parte trasera de una lámina de aluminio que, junto con el marco, le confiere solidez para soportar mejor la fuerza del viento. En el caso de los módulos bifaciales, se ha sustituido esta lámina de aluminio por un vidrio, igual al que hay en la parte delantera. Además, las celdas fotovoltaicas se han fabricado para que puedan aprovechar la luz por ambas caras.

Con este tipo de paneles solares, se puede aprovechar la luz reflejada en otras superficies o el suelo y que incide en la parte posterior de los módulos. Esto ayuda a que la pérdida de eficiencia que se produce al no disponer las placas en la inclinación adecuada, se compense por esa radiación que incide en la parte posterior.

Este tipo de placas solares tiene, sin embargo, otras muchas aplicaciones. Gracias a su transparencia parcial, se están usando en pérgolas o tejados transparentes, para dejar pasar algo de luz en el interior de la vivienda. También hay instalaciones sobre fachada, a modo de muro cortina que dista unos 50 centímetros de la fachada real, de forma que dejan pasar la luz y reciben la luz reflejada por detrás. Además, ayudan a la climatización del edificio al trabajar como un “Muro Trombe”.

Placas solares fotovoltaicas verticales. ¿Funcionan?

La decisión de colocar los paneles solares en vertical puede deberse a diferentes motivos. Por ejemplo, en las ciudades, muchas empresas y técnicos experimentados en la fotovoltaica están realizando estudios para poder aprovechar las fachadas de los edificios. Motivados por la restricción de espacio en las cubiertas, repletas de chimeneas, antenas y otras dificultades.