El hormigón traslucido

El hormigón traslucido. El mundo de la construcción no suele destacar por su innovación tecnológica, se trata tradicionalmente de un sector muy tradicional y al que le cuesta incorporar nuevas tecnologías o sistemas constructivos, algo que se debe, entre otras cosas, a las grandes inversiones que se deben desembolsar para llevar a cabo la construcción de un edificio.

El hormigón traslucido. El mundo de la construcción no suele destacar por su innovación tecnológica, se trata tradicionalmente de un sector muy tradicional y al que le cuesta incorporar nuevas tecnologías o sistemas constructivos, algo que se debe, entre otras cosas, a las grandes inversiones que se deben desembolsar para llevar a cabo la construcción de un edificio. Una de las pocas innovaciones que han aparecido recientemente es un tipo de hormigón traslucido. Este material mantiene similares características que el hormigón tradicional y la diferencia fundamental reside en la incorporación de fibras ópticas traslúcidas, de tal manera que el producto resultante permite que la luz lo atraviese.  En realidad la composición de un bloque realizado a partir de este tipo de hormigón solo tienen un 4% de fibra óptica en la composición toral, lo que garantiza que mantenga gran parte de su resistencia mecánica. La única pega que se le puede poner a este nuevo material compuesto es que su precio lamentablemente no puede competir con el hormigón tradicional, algo que por el momento es un gran handicap, ya que existen otros productos que pueden cumplir la misma función a precios muchos  más competitivos.

Una de las pocas innovaciones que han aparecido recientemente es un tipo de hormigón traslucido. Este material mantiene similares características que el hormigón tradicional y la diferencia fundamental reside en la incorporación de fibras ópticas traslúcidas, de tal manera que el producto resultante permite que la luz lo atraviese. 

Qué es el hormigón traslucido

En realidad la composición de un bloque realizado a partir de este tipo de hormigón solo tienen un 4% de fibra óptica en la composición total, lo que garantiza que mantenga gran parte de su resistencia mecánica.

La única pega que se le puede poner a este nuevo material compuesto es que su precio lamentablemente no puede competir con el hormigón tradicional, algo que por el momento es un gran handicap, ya que existen otros productos que pueden cumplir la misma función a precios muchos  más competitivos.