construccion

Patologías del ladrillo. Parte I.

victoria Arquitecto
Mar 11, 2013
0

Patologías del ladrillo. Caliches, exfoliaciones, cocción defectuosa, defectos del mortero

Patologías del ladrillo. Parte I. Las patologías del ladrillo puede estar originadas por varias causas. Pueden ser debidas a defectos de fabricación del ladrillo, por  defectos del mortero de cemento  o provocadas por agentes externos, dentro de los que incluimos tanto los agentes climatológicos como posibles movimientos de la cimentación. Las patologías del ladrillo pueden aparecer durante la obra o construcción, o pueden aparecer durante la vida útil del edificio.


patologias-del-ladrillo

En esta primera parte del artículo titulado patologías del ladrillo, vamos a describir aquellas que proceden de los defectos en la propia fabricación de ladrillo o en la mala calidad del mortero utilizado en la ejecución  de las fábricas de ladrillo.

Patologías del ladrillo debidas a la fabricación:

-Caliches:  esta patología suele aparecer al cabo de varios meses después de haber levantado la fábrica de ladrillo, los caliches son concentraciones de óxido de cal. Cuando la pieza si hidrata, por ejemplo, por efecto de la lluvia, puede aumentar su tamaño con lo que se podría dañar la pieza.

-Exfoliaciones. Las exfoliaciones se producen cuando en el proceso de fabricación se utilizan arcillas muy plásticas, esto hace que la mezcla no se realice correctamente, pudiendo aparecer, cuando el ladrillo contiene sílices inertes, exfoliaciones y roturas frágiles.

-Cocción de los ladrillos. En el caso de que el horno no alcance las temperaturas adecuadas o si el tiempo de cocción no es suficiente, se pueden formar fases vítreas y no alcanzar la resistencia mecánica adecuada. Esto provoca micro fisuras alrededor de los granos del material produciendo una merma en la resistencia mecánica de la pieza.

patologias-del-ladrillo

Lesiones ocasionadas por la mala calidad del mortero. Para que la fábrica de ladrillo funciona de manera homogénea, es imprescindible que tanto el ladrillo como el mortero tengan las mismas características mecánicas de resistencia.  Los problemas vienen cuando el mortero tiene un exceso de agua, una falta o exceso de cemento, etc…, es decir, una proporción incorrecta de la mezcla. Esto hará que durante el fraguado se produzcan movimientos diferenciales entre los ladrillos, estas acciones pueden provocar fisuras entre mortero y el ladrillo, lo que en determinadas ocasiones, puede provocar incluso la rotura de la pieza o la aparición  de fisuras en toda la fábrica.

Ver patologias del ladrillo parte II: agua de lluvia, capilaridad, eflorescencias, condensación, retraccion y dilatación, corrosión  

®redactado por equipo editorial de construcción.vilssa

Fachadas ligeras ventiladas
Patologías del ladrillo. Parte II.
victoria
Arquitecto
Soy una persona apasionada por la arquitectura y la ciudad

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo