tendencias

Dos juegos infantiles para pasar la tarde

Paraxo Garcia Arquitecto
Abr 10, 2014
0

El juego de la sardina y el juego del astronauta prisionero

Dos juegos infantiles para pasar la tarde. Vamos a pasar un rato entretenido en compañía de nuestros hijos  participando con ellos de unos juegos muy divertidos, y hasta es posible que recuerdes tu propia infancia.


El juego del astronauta prisionero. Entre un grupo de niños hay que elegir a uno que será el astronauta prisionero, otro que será el vigilante, y el resto serán los astronautas amigos.

El juego de la sardina y el juego del astronauta prisionero

El astronauta vigilante tiene que atar al astronauta prisionero a un árbol o a algún rincón y tenerlo vigilado a unos 15 m de distancia. El astronauta vigilante tiene que disimular que sabe dónde está el astronauta prisionero, mirando hacia otro lado y haciéndose el distraído.

Cuando lo decida, avisa al resto del grupo para que intenten liberar al astronauta prisionero. El vigilante tendrá una linterna en sus manos e intentará que el resto de sus amigos liberen al prisionero, con la linterna les irá iluminando y diciendo su nombre, de tal forma que cuando acierte, el astronauta amigo será eliminado.

Si el resto de amigos no consiguen liberar al astronauta prisionero, ganará el vigilante, si el vigilante elimina al resto de jugadores, habrá ganado el juego.

El juego de la sardina. El juego de la sardina es muy conocido y es muy parecido al escondite pero con algunas diferencias. ¿Cómo se juega al juego de la sardina?. Una persona se tendrá que esconder y las demás deberán contar hasta 20 con los ojos cerrados, una vez haya terminado de contar comenzarán a buscar a su amigo, cuando uno lo encuentre tendrá que esconderse con él. Y así progresivamente, de tal forma que el sitio donde se esconda el primer amigo se llenará de gente poco a poco hasta que parezca una lata de sardinas. La última persona que encuentre todo el grupo será la primera en esconderse en la siguiente partida.

Qué te diviertas.

Qué es y cómo se utiliza la arcilla polimérica.
Una original forma de darle de comer a tu perro
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo