construccion

Depósitos de agua potable para fontanería

Paraxo Garcia Arquitecto
Jun 29, 2015
1

Depósitos de agua para fontanería. Distintos tipos y características de los depósitos de agua potable

Depósitos de agua potable para fontanería. Los depósitos  de agua potable han sido utilizados durante toda la historia de la arquitectura, bien sea en forma de depósitos enterrados o aljibes, o bien sea mediante depósitos colocados en cotas altas como cubiertas o tejados.


Depósitos de agua para fontanería. Distintos tipos y características de los depósitos de agua potable

Los depósitos de agua potable situados en las cubiertas de nuestras casas trabajan gracias a la gravedad y el suministro de agua se realiza exclusivamente gracias a la acción de esta. Por el contrario, los depósitos de agua enterrados necesitan un sistema de bombeo para poder garantizar el suministro de agua a los distintos puntos de la casa.


Únete a nuestro foro del hogar

¿Cuándo es necesario un depósito de agua potable en nuestras casas? . Los depósitos de agua potable en fontanería, son necesarios cuando por cualquier motivo no se puede garantizar el suministro de agua de manera constante en nuestras viviendas, bien sea por fallos en la red de suministro o bien por una falta de presión.

Aunque actualmente la red de agua potable de las ciudades suele tener una presión suficientemente alta como para poder garantizar el abastecimiento de agua potable en la mayoría de las casas, existen algunos casos en los que todavía dicha red no garantiza que podamos disponer de caudal suficiente de agua en nuestras viviendas. Esta circunstancia hace que sea necesario encontrar un sistema que nos permita tener almacenaba el agua necesaria para la vida cotidiana en nuestros hogares.

Diferencias entre un depósito de agua potable enterrado y un  depósito de agua potable en una cubierta o tejado.

Fundamentalmente existen dos tipos de depósitos de agua potable en fontanería: los depósitos enterrados y los depósitos aéreos en superficie. Los depósitos de agua potable enterrados necesitarán el apoyo de un grupo de presión para poder bombear el agua hasta los distintos puntos de la casa, y los depósitos aéreos suministrarán el agua a los distintos puntos por efecto de la gravedad.

Un depósito enterrado se llenará de agua potable bien sea a partir de un camión cisterna de agua o gracias al abastecimiento de la red pública. No es determinante la presión o el caudal con el que se abastezcan estos depósitos, ya que lo único importante será conseguir llenar el depósito y mantenerlo en unos niveles adecuados para garantizar el suministro de agua a toda la casa.

En el caso del depósito aéreo o de superficie, sobre todo cuando éste se localiza en las cubiertas o puntos altos de nuestros edificios, será necesario llenarlo a partir de sistemas de bombeo, sistemas que trabajarán sólo para llenar dicho depósito ya que el suministro posterior a los distintos puntos de la casa se realizará por efecto de la gravedad.

Depósitos de agua para fontanería. Distintos tipos y características de los depósitos de agua potable

Sin embargo, los depósitos enterrados, por estar situados por debajo de los puntos de  consumo, necesitarán del apoyo del sistema de bombeo o un grupo de presión para poder abastecer de agua a los distintos puntos de consumo de nuestras viviendas. Este grupo de presión o bomba de bombeo entrará en funcionamiento cada vez que se acciona o abre un grifo que demande caudal. Esto hace que las bombas de presión necesiten un mantenimiento constante, de igual manera habrá que tener en cuenta el consumo energético de estas bombas de presión, aunque dicho consumo no resulta demasiado alto en comparación con el consumo eléctrico de otros dispositivos como una caldera de agua caliente o un termo. Aún así, el caudal y presión de agua suministrada gracias a un grupo de presión será siempre mayor que el caudal o presión que tengamos en el agua procedente de depósitos aéreos o depóstos en nuestras cubiertas, ya que en principio, la presión en este caso  dependerá únicamente de la gravedad.

En conclusión, si necesitas instalar un depósito de agua potable para fontanería en tu casa podrás optar entre distintos tipos: depósitos enterrados o depósitos aéreos, en ambos casos necesitarás de grupos de apoyo de presión, aunque la manera de funcionar de estos no será la misma en unos casos que en otros.

No hay razones concluyentes para optar por un tipo u otro, dependerá de las circunstancias. Por ejemplo, si tu vivienda se localiza en un lugar muy frío en invierno, tendrás que procurar que el agua acumulada en el depósito de agua potable que coloques en tu cubierta no se cógele en los fríos días de invierno.

Algunas cuestiones importantes a la hora de instalar un depósito de agua para el abastecimiento de nuestra casa:

1-Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la demanda necesaria y la capacidad de reposición del depósito. Lo más común es tener aljibes enterrados de no menos de 8-10m3 de agua y en el caso de los depósitos aéreos no menos de 4 o 5m3. Es decir 4000 o 5000 litros. A lo largo de un mes, el consumo de agua puede superar los 21m3 por lo que tenemos que prever esta demanda para garantizar que no nos vamos a quedar sin reservas. En principio, y bajo condiciones normales no deberiamos preocuparnos de tener depósitos más grandes en casas cuya ocupación no supere las 4 o 5 personas. Otra cuestión sería si el depósito sirviera para otros usos como hoteles o riego.

2-La salubridad. Otra de las cuestiones que debemos tener en cuenta es el tema de la salubridad. El agua estancada de un depósito es proclive a contener bacteria e insectos que pudiesen provocar infecciones. Es aconsejable incorporar químicos como el cloro en pequeñas cantidades y cada cierto tiempo al depósito. Una vez a la año conviene vaciar y limpiar los depósitos de agua, tanto los enterrados como los aéreos.

3-El material del depósitos. Basicamente se utilizan dos tipos de depósitos: los prefabricados y los fabricados con materiales plásticos. En el caso de los depósitos aéreos el 100% se realiza, hoy en día, con PVC o derivados plásticos y en el caso de los depósitos enterrados, dependiendo de las circunstancias, se pueden encontrar depósitos fabricados con hormigón, fabrica de ladrillo, fábrica de bloque o prefabricados. 

En el caso de los depósitos enterrados, hay que procurar mantener bien selladas las paredes para que no se produzcan fugas. Las fugas en los depósitos enterrados no son fáciles de detectar y pueden provocar consumos indeseados e imprevistos. Si observas que el consumo aumenta drasticamente en un momento dado, lo primero que tienes que hacer es comprobar que no existe una fuga.

Fuente fotos: pinterest

@redactado por equipo editorial de construccion.vilssa

Los palafitos en Rios y pantanos
Carpinterías de madera para ventanas
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

  • Yo al mio le echo una vez al mes una pastilla de cloro y naturalmente no se me ocurre beber el agua del grifo
    2015-06-29 10:03:44
    Contesta

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo