decoracion

Cuál es la diferencia entre un artista y un artesano

Paraxo Garcia Arquitecto
Jun 09, 2014
0

Artistas y artesanos, qué diferencia hay entre ambos

Diferencias entre un artista y un artesano. El otro día, caminando por una feria de artesanía y observando la cantidad de productos hechos por los artesanos que allí exponían, me hice una pregunta, qué diferencia hay entre una obra de artesanía y una obra de arte, qué diferencia hay entre un artesano y un artista.


Hay quien  sólo encuentra la diferencia en matices como que el artista es una persona que ha estudiado y el artesano ha adquirido sus conocimientos de forma autodidacta, sin embargo, esta definición es poco exacta y nos puede llevar a demasiadas contradicciones, ya que hay muchos artistas que son considerados como tal y no tienen detrás ningún estudio en bellas artes.

Artistas y artesanos, qué diferencia hay entre ambos

Quizás las diferencias sean tan sutiles que se trate más bien una percepción popular alimentada, sobre todo en el último siglo, por  la proliferación de gran cantidad de distintas ramas del arte y la artesanía y su relación con el mercado. Por ejemplo, quizás llegó un momento en el que se hizo necesario distinguir entre una vidriera hecha para una catedral por un artesano de forma única y manual, una vidriera hecha de manera industrial para ser comercializada y la vidriera hecha por un artista cuyo objeto era únicamente se expuesta en una galería de arte.

Si nos remitimos a las definiciones de los diccionarios encontramos que un artista es una persona con estudios y que ejercita una de las bellas artes, y que por otro lado está dotado de cierta sensibilidad para alguna de ellas, por el contrario, el artesano es una persona que ejerce un arte u oficio meramente mecánico. Es decir, la diferencia entre un artista y un artesano es que mientras que el  primero produce exclusivamente un producto original, el segundo puede hacer varios productos de manera mecánica.

Lo cierto es que los  conceptos de artesano y artista estaban muy poco diferenciados hasta el siglo XIX, hasta entonces, los límites entre el arte y la artesanía estaba mucho más diluidos, de hecho un maestro cantero, es decir aquel que trabajaba la piedra para hacer grandes obras de arquitectura, podía dedicarse tanto a labrar piedras de forma regular de manera mecánica como a tallar un capitel con bellas figuras.

Con la revolución industrial y la incorporación de técnicas de producción en serie con el objetivo de ser comercializadas, comienza a realizarse todo tipo de productos que antes estaban realizados de manera exclusiva por los artesanos, de esta forma, la producción industrial conquistó un terreno que hasta entonces era exclusivo de grupos muy organizados de artesanos que transmitían sus conocimientos de maestros a aprendices.  En el siglo XIX, personas como William Morris, invirtieron una gran cantidad de esfuerzo en revalorizar las artes plásticas y los productos artesanales en contraposición a los productos hechos de manera seriada, de esta forma surgieron corrientes de pensamiento que ponían en valor la producción artesanal de todo tipo de objetos, poco después aparecen estilos  como el modernismo o el art Noveau, que se manifiestan no sólo en la arquitectura, sino también en el diseño de todo tipo de objetos cotidianos.

A partir de entonces, se establece una barrera muy clara entre la producción industrial y la producción artesanal y artística de objetos.

Sin embargo, la diferencia entre arte y artesanía sigue quedando muy difusa en el imaginario colectivo, y de alguna manera, se reduce a considerar arte aquello que tiene que ver con la pintura, la escultura y la arquitectura y artesanía todo lo demás, siempre y cuando no sea producido de manera industrial.

Así pues, parece que la única diferencia entre una y otra es que el arte crea obras cuyo destino es simplemente la contemplación y  la artesanía crea obras cuyo destino es un fin práctico, por otro lado  la industria, crea productos, cuyo fin es su distribución y venta masiva.

 sierra, arte con cemento

En conclusión, desde el punto de vista  estético, no debería existir ningún tipo  de diferencia entre una obra creada por un artista, una obra creada por un artesano o incluso un producto realizado de manera seriada por una máquina, reduciendo la diferencia entre unos y otros  al fin para el que fueron  creados.

Cómo hacer un reloj original con distintos materiales
Cómo hacer tu mismo una lámpara de cemento.
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo