construccion

Cuál es la diferencia entre la inmótica y la domótica

Paraxo Garcia Arquitecto
Nov 18, 2013
0

La inmótica, un sistema que pretende la gestión integral de las instalaciones de grandes edificios

Cuál es la diferencia entre la inmótica y la domótica.  En un mundo tan complejo como el actual, las ramas de estudio e investigación se bifurcan en multitud de senderos con la intención de abarcar de manera más específica distintos campos de estudio. Esto es lo que sucede con la domótica y la inmótica. Llevamos ya muchos años hablando de la domótica, una herramienta que define un sistema de gestión de las viviendas a nivel individual. La domótica pretende, mediante sistemas informáticos, globalizar todo el funcionamiento de  las instalaciones de una casa. Gracias a la domótica podemos controlar los distintos aparatos electrodomésticos de una vivienda, los sistemas de calefacción y climatización, la ventilación o la electricidad. Además también podemos controlar algunos mecanismos como las persianas, combinando de esta forma los sistemas pasivos y los sistemas activos de una casa.


la inmótica en grandes edificios

La domótica persigue aumentar la eficiencia energética de una vivienda y reducir el consumo energético, lo que conlleva también un ahorro económico muy importante. Leer aquí sobre las ventajas de la domótica.

Cuál es la diferencia entre la inmótica y la domótica. La diferencia entre la domótica y la inmótica es bastante sutil. Mientras que la domótica pretende gestionar las instalaciones y los sistemas de una vivienda particular, la inmótica se encarga de hacer lo mismo de una forma global con todo un edificio.

La inmótica es un sistema de gestión integral a gran escala, pensado para edificios de grandes dimensiones, particularmente: edificios de oficinas, centros comerciales, edificios de servicios terciarios como hoteles, centros de convenciones, etc…

Las bases tecnológicas de la inmótica son muy similares a las de la domótica, la única diferencia es la escala, ya que mientras que la primera se ocupa de todo un edificio, la segunda lo hace sólo de una vivienda particular. El uso de uno no impide el uso del otro. Un edificio de viviendas colectivas puede estar gestionado a partir de sistemas basados en la inmótica y a su vez, cada vivienda puede tener su particular sistema de domótica.

Gracias a la inmótica se pueden gestionar servicios comunes de un edificio como los ascensores, el sistema de riego, iluminación, las ventilaciones comunes de garajes, la climatización o calefacción en edificios de sistemas centralizados, etc… La inmótica puede suponer más de un 40% de ahorro en el gasto energético de un edificio, y en combinación con un buen sistema de aislamiento e instalaciones puede hacer que el uso y mantenimiento de un edificio de grandes dimensiones se encuentre totalmente optimizado.

Rehabilitando una casa de campo. ¿Por qué utilizamos hormigón pobre como relleno?
Edificios en ruinas. La acción del agua y de la vegetación
Paraxo Garcia
Arquitecto
Soy arquitecto y urbanista. Me encanta escribir sobre temas relacionados con la arquitectura, la ciudad y las cosas de la vida cotidiana

Artículos Relacionados

La tienda de Vilssa

 

Comentarios

Deja un Comentario

Tu email no será publicado.

Quieres que un experto se ponga en contacto contigo